Tema 5. La Acción Humana sobre el Medio. Problemática Actual. Temario Geografía e Historia.


LA ACCIÓN HUMANA SOBRE EL MEDIO. PROBLEMÁTICA ACTUAL

INTRODUCCIÓN

El hombre ha actuado sobre el medio desde épocas prehistóricas, pero solo desde el neolítico ha alterado el orden de la naturaleza en su beneficio. Con la invención de la agricultura transforma el medio para poder subsistir sin la necesidad de realizar largos ciclos migratorios. El hombre se hace sedentario. La actuación del hombre resulta limitada hasta que llegamos a la Revolución Industrial. Es este el momento en que las alteraciones comienzan a ser mayores y se consigue cambiar el medio hasta el extremo de hacer insalubre la subsistencia en determinados lugares. De esta forma se empieza a romper el equilibrio ecológico mundial.


ATMÓSFERA

Composición de atmósfera

La atmósfera es la delgada película de aire que envuelve el planeta y que permite la respiración biológica y el ciclo del agua. Llega a alcanzar en su última capa 350 kilómetros de altura, lo que comparado con los 12000 kilómetros de diámetro de la Tierra no es mucho. En la atmósfera se pueden distinguir tres capas concéntricas de menor a mayor altura:
A Troposfera. Alcanza hasta 12 kilómetros (km.)de altura en los polos y 25 en el Ecuador. Está compuesta fundamentalmente por oxígeno (O2), nitrógenos (NO2), anhídrido carbónico (CO2)y vapor de agua (H2O). En ella se desarrolla la vida.
A Estratosfera. Entre la troposfera y los 60 km. de altura. Al final de la estratosfera la temperatura deja de bajar y comienza a aumentar. En la estratosfera la densidad del aire y por tanto el rozamiento es menor y por eso los vuelos oceánicos tratan de alcanzar esta capa de la atmósfera.
A Ionosfera. Formada por cuatro capas:
- D. Entre 60 y 120 km. de altura. En ella se encuentra la capa de ozono (O3) que retiene la radiación solar.
- E. Hasta 160 km. de altura.
- F1. Hasta 260 km. de altura. Las temperaturas superan los 10001C
- F2. Hasta 350 km. Temperaturas sobre los 2000 1C.

Amenazas contra el equilibrio de la atmósfera

En un principio la Tierra carecía de oxígeno. Tras la fijación del CO2, se llega a una atmósfera con oxígeno. Hay una segunda fijación de CO2 en forma de combustible fósil. Hoy se emiten a la atmósfera muchos productos, y el sistema de autodepuración de ésta ha sido saturado. La contaminación procede de las zonas boreales densamente pobladas, por la calefacción y la industria. La contaminación se propaga horizontalmente, deteniéndose en las zonas de calma; la difusión vertical se detiene en la tropopausa, que es atravesada por los vuelos estratosféricos. Los mecanismos de autodepuración de la atmósfera se ven alterados o saturados.



El efecto invernadero consiste en el recalentamiento de la Tierra por la retención que hace elanhídrido carbónico del calor que emite la propia Tierra, además de otros gases. El anhídrido carbónico (CO2) es un gas de desecho, que se genera en algunos procesos, sobre todo en los de combustión. Tiene la facultad de permitir el paso de la energía electromagnética de los rayos solares. Además, absorbe los rayos infrarrojos que emite la Tierra cuando se calienta, impidiendo de esta forma que se escape el calor. La atmósfera mantiene una temperatura estable en la Tierra por efecto del anhídrido carbónico, pero actualmente aumenta de forma constante este gas en la atmósfera, calentando más la Tierra que en otros momentos. Este proceso se denomina efecto invernadero. La proporción del anhídrido carbónico en la atmósfera crece debido a  las actividades humanas. Algunos científicos menosprecian el problema del calentamiento global aduciendo que se compensará con una mayor evaporación y precipitación. El calentamiento tiene otro efecto sobre el mar, al aumentar de temperatura el agua absorbe menos anhídrido carbónico y por tanto aumenta la proporción de este en la atmósfera. En marzo de 2002 se hace más evidente el recalentamiento de la Tierra cuando desaparece en solo 35 días, 3250 kilómetros cuadrados de glaciar de la plataforma Larsen en la Antártida. Este glaciar existía desde hace 12000 años, se formó en la última glaciación. En la Antártida, en solo medio siglo, la temperatura media ha subido 31 C.

Dentro de la ionosfera, en su capa D, se encuentra la conocida como capa de ozono (O3). El ozono es capaz de reducir la intensidad de radiación ultravioleta que desde el Sol llega a la Tierra. Los rayos ultravioletas son los responsables de la generación del cáncer de piel en el hombre, ceguera y desecación de las plantas. Todos los años en los meses de septiembre-octubre, coincidiendo con el amanecer en el círculo polar antártico, se abre un agujero en esta capa sobre la Antártida y el océano glaciar antártico. La razón es que en esta época es cuando el frío es mayor, las nubes están más altas y acercan cristales de hielo a la capa de ozono. Estos cristales de hielo transportan un contaminante generado en la Tierra, los CFC (gases clorofluorcarbonados). Además sobre el polo sur se forman vientos de forma circular, que retienen en el centro la mixtura química de ozono, cloro, bromo y cristales de hielo. Cuando los rayos del Sol alcanzan esta mixtura el cloro y bromo destruyen todo el ozono y se produce el agujero. Según se calienta el polo el viento deja de circular y llega aire con ozono de otras latitudes, cerrándose el agujero. Aunque todavía no se ha registrado un agujero en el ozono septentrional, si se ha reducido en los últimos cuarenta años en un 10% el grosor de la capa, llegando hoy un 20% más radiación ultravioleta que en 1950.

La atmósfera emplea el sistema de oxidación para reducir los niveles de gases y partículas que llegan a ella. Esta oxidación se basa en la actuación del oxhidrilo, que interactua con elmonóxido de carbono y el metano, descomponiéndolos. El problema es que hoy la saturación de monóxido de carbono impide que el oxhidrilo actúe sobre el metano. El metano sube y actúa como otro gas de efecto invernadero. Además, es el responsable de las nubes noctilucentes, producto de la elevación a gran altura de vapor de agua y la formación de nubes que siguen iluminadas por el Sol mucho después de que este se haya puesto.

Los centros industriales se reconocen por el cielo amarillento que los cubre, conteniendoóxido de azufre y plomo, que impiden el paso de los rayos solares. El bióxido de Azufre (SO2) supone el 95% de las emisiones industriales nocivas. La lluvia arrastra el azufre en flotación, convirtiéndose en lluvia ácida (SO4H2). Esta lluvia se incorpora a los ríos y mares, y si su acidez no es eliminada por los suelos calcáreos, perjudican la subsistencia de plantas y animales.

OCÉANOS

Los océanos ocupan tres cuartas partes de la superficie terrestre, retienen cincuenta veces más anhídrido carbónico que la atmósfera y contiene el 97% de toda el agua del mundo. Dos tercios de la población mundial vive a menos de 100 kilómetros de la línea de costa. Los océanos tienen una función fundamental en el equilibrio ecológico mundial, como depuradora de residuos, absorción de anhídrido carbónico y termostato climático.
Amenazas contra el equilibrio de los océanos

La contaminación que va a los océanos ha dañado su membrana superficial llamadaneustón, responsable de capturar el suministro de alimento del fitoplancton, con el que comienza la cadena alimenticia marina. Uno de los vertidos tóxicos más llamativos es el de petróleo, que supone al año más de 2,5 millones de toneladas. Los plásticos tienen el problema de no ser biodegradables. Los pesticidas acumulativos pueden suponer un peligro muy importante, como en el caso del DDT. El pesticida conocido como sevin, en pequeñas concentraciones puede alterar el comportamiento de los peces hasta el punto de descoordinar los movimientos de los grandes bancos. Los vertidos demetales como el mercurio, muy empleado por la sociedad de la información y presente en determinados tipo de pilas eléctricas, son altamente venenosos en el agua.

La capacidad de recuperación del agua se basa en el movimiento que tenga. Los mares cerrados, como el Báltico, Negro o Mediterráneo reciben cantidades de residuos que son incapaces de depurar. Mares abiertos, como el mar del Norte, por su continuo movimiento debido a las corrientes disuelven y depuran mucho más el agua.

LAS AGUAS CONTINENTALES

El agua dulce representa un porcentaje muy escaso del agua total del mundo, tan solo el 3%, y dos tercios de este agua está retenida en forma de hielo en los polos. Este pequeño porcentaje, sin embargo, es el que aprovecha el hombre para su subsistencia, de aquí la trascendencia vital que tiene su conservación. El problema principal radica en su distribución a lo largo del globo y que un cambio climático podría alterar esta distribución, condenando a la muerte a miles de millones de personas que sobreviven en este delicado equilibrio climático.

Amenazas contra las aguas continentales

Los sistemas de alcantarillado de la mayoría de las ciudades del mundo acaban en el curso de un río. Los residuos domésticos, en su mayoría orgánicos, son biodegradables, pero son los responsables de la eutrofización del agua. Esto se produce cuando hay un excesivo enriquecimiento de nutrientes en las aguas de ríos y lagos, provocando cambios en la flora y fauna. Proliferan las plantas acuáticas, que hacen no potable el agua, los organismos mueren, se descomponen y consumen el oxígeno del agua. Esto se acentúa en los cursos fluviales lentos, mientras que en los rápidos no se llega a producir. Todo esto acaba derivando en graves problema de salud pública en distintos países del Tercer Mundo. El deterioro de la calidad del agua es el responsable de lasepidemias de cólera, tifus, disentería y diarrea. La falta de instalaciones sanitarias hace que los habitantes de una región acaben contaminando el agua que consumen. Esto es un problema derivado sobre todo de la presión demográfica. Cada día mueren 25000 personas en el Tercer Mundo por enfermedades derivadas del agua.

Los residuos industriales suponen otros peligros, derivados del envenenamiento de las aguas por vertidos de detergentes o productos químicos diversos. El calentamiento del agua provocado por el aprovechamiento de los cursos fluviales para enfriar las centrales térmicas, como las nucleares, supone una alteración de la fauna y flora del río, provocando en algunos casos su extinción. En ocasiones ha sucedido que la contaminación del río alcanza un nivel tal que puede llegar a incendiarse, por la cantidad de restos que tiene en suspensión.

De toda el agua dulce consumida en el mundo, tres cuartas partes se emplea en sistemas de riego para la agricultura. De nuevo la presión demográfica exige la explotación de más tierras de cultivo. Para ello se construyen grandes presas, que perjudican la regeneración de los acuíferos y en ocasiones destruyen importantes núcleos ecológicos, como sucedió en Egipto con la presa de Asuán, y se prevé en China con la construcción de la presa de las Tres Gargantas. El sistema de riego empleado es el de acequia abierta, lo que provoca la evaporación de tres cuartas partes del agua y la salinización del suelo, con lo que queda pronto improductivo. El caso más llamativo de política agraria catastrófica para un entorno lo tenemos en el mar Aral. Durante la época soviética, se elaboró un proyecto para cultivar algodón en extensas zonas de desierto, donde se llevaría el agua desviando el curso de los ríos que desembocaban en el mar Aral. Se consiguieron excelentes resultados agrarios al principio, pero en cuestión de diez años el mar casi desapareció y los cursos fluviales se redujeron ante la falta de la humedad que generaba este mar interior. Hoy las fábricas de conservas continúan allí trabajando, pero el pescado se trae en avión desde otros lugares costeros.

EL SUELO

El suelo es una zona de concentración de diferentes organismos vivos, de los productos de su metabolismo y de sus restos. La contaminación del suelo procede de su sobreexplotación agrícola, filtración de líquidos industriales, destrucción de su cobertura vegetal y depósito en él de residuos sólidos urbanos. Todo esto produce la sensibilización de la superficie a los efectos de la erosión, su desagregación y pérdida de utilidad para el hombre.

La explotación agrícola empleando sistemas de riego que facilitan la salinización de la tierra ya quedó explicada antes. La utilización de maquinaria pesada se ha revelado como sumamente perjudicial en determinadas condiciones. En los años 30 los estados norteamericanos de las grandes llanuras sufrieron los llamados años de la Cuenca del Polvo. La roturación de los terrenos con tractores, incluso de los que se dejaban en barbecho, unido a una sequía y una tormenta de viento, supuso la pérdida de gran parte de la cobertura de suelo fértil que se había convertido en polvo. Para conseguir que la tierra absorbiera mejor la humedad se desmenuzaba empleando maquinaria pesada. Se lograron excelentes resultados, hasta que una combinación de factores meteorológicos, escasez de lluvias y vientos fuertes, empujó a la emigración a un considerable número de agricultores. Elabonado excesivo o con productos químicos, el uso de fosfatos y nitratos y de pesticidas acumulativos contaminan las aguas subterráneas. Uno de los principales efectos de la explotación agrícola de suelos inadecuados es la desertificación. Un caso especialmente grave es el de Etiopía, donde en cuarenta años se ha pasado de tener un 40% de superficie forestal a solo un 1%: Se exportaba la madera para conseguir divisas y el suelo lo explotaba una población en constante aumento para uso agrícola y ganadero. La pérdida de la masa forestal ha conducido a la reducción de la humedad y la sequía. Esta es tan grave que el país ha caído en el caos económico, el hambre crónica y la guerra civil, llegando a la segregación de parte del país: Eritrea.

Muchas superficies forestales sufren deterioros por culpa de la presión demográfica. Por causa de los intereses comerciales se sustituyen especies autóctonas por otras con mayor aprovechamiento industrial. La plantación de eucaliptos y pinos, especies pirófitas, en regiones con climas con largos veranos secos, ponen en serio peligro de incendio extensas zonas de terreno, además de empobrecer el suelo. Los bosques tienen la doble función de compensar el exceso de anhídrido carbónico de la atmósfera y retener humedad. La desaparición del bosque acarrea un desequilibrio en el ciclo de agua que puede llevar a la desertificación. El caso más llamativo es el de la cultura Anasazi de Colorado. Esta cultura precolombina se asentaba en una zona regada por un río cuya agua se aprovechaba para los cultivos. La madera de los bosques circundantes fue explotada hasta el agotamiento para la construcción de las casas de una ciudad de cerca de tres mil habitantes. Cuando el bosque desapareció disminuyó el caudal del río porque faltaba la humedad generada por el bosque, llegando al extremo de tener que emigrar toda la población a otro lugar ya que habían hecho inhóspito su hábitat. La destrucción del bosque amazónico pone en peligro el equilibrio de una zona muy extensa de Sudamérica, provocando la extinción de miles de especies animales y vegetales al año.

La constante generación de basura es uno de los grandes problemas de la sociedad de consumo. Al mismo ritmo que producimos bienes, producimos residuos sólidos urbanos. Existe el problema del espacio. No se puede almacenar basura en determinados lugares conformándonos con no verla. La incineración consigue solucionar el problema del almacenamiento pero genera unas emisiones de gases tóxicos muy contaminantes y sigue quedando el problema de las cenizas, donde se han concentrado los elementos más contaminantes.

FLORA Y FAUNA

Para la extinción de una especie animal se reúnen varios factores. La caza fue factor fundamental en épocas pasadas. En España tenemos el caso del oso pardo. En los océanos los grandes cetáceos. El tráfico de animales o sus restos (marfil, pieles), es otro factor de extinción para ciertas especies, elefante, rinoceronte, felinos, focas, cocodrilos y caimanes. Hoy en día la principal causa de extinción de especies se encuentra en la destrucción de su hábitat natural, debido a la contaminación y alteración de medios naturales.

La explotación comercial de la agricultura y el bosque, reduce enormemente el número deespecies vegetales que se emplean. Esto pone en peligro la supervivencia de especies vegetales que se han considerado en un momento determinado como irrelevantes para su explotación. Acontecimientos como el Hambre de la Patata sucedido en Irlanda en la mitad del siglo XIX nos revela que debemos poner especial cuidado en conservar el mayor registro genético natural de las especies de las cuales nos alimentamos. En Irlanda durante los siglos XVIII y XIX el crecimiento demográfico se apoyó en la extensión del cultivo de la patata, especializándose en una variedad que era muy productiva. Un pequeño cambio climático, con un invierno cálido y un verano muy caluroso, permitió al añublo de la patata extenderse con tal rapidez que acabó con la cosecha del único cultivo vital para los irlandeses. Se calcula que murieron cerca de un millón de personas y provocó un gran éxodo de población emigrante hacia América. El problema estaba en haber hecho residir en solo una variedad de patata toda la supervivencia de una nación. La reserva genética de los vegetales para alimentación más extendidos en la actualidad se encuentra en unas pocas regiones del mundo, algunas amenazadas seriamente por la desaparición de su entorno natural. Los productores de café de Brasil destruyen el bosque amazónico pero a la vez piden la protección del hábitat natural de las tierras altas de Etiopía donde se encuentra la cuna del café y a donde recurren con frecuencia en busca de variedades silvestres que resistan mejor la nueva plaga que les ha llegado. Recurrir a estas reservas genéticas puede evitar los problemas de las semillas transgénicas, cuya extensión amenaza también la supervivencia de las especies silvestres.

Los programas para la protección de la naturaleza tiene como aspecto más destacado la creación de parques naturales. El significado de estas palabras varía de un país a otro. De forma general se puede definir como uno o varios ecosistemas acotados, protegidos de alteraciones por una autoridad pública, donde el hombre solo tiene acceso de forma controlada. Además es importante también la restauración de ecosistemas en degradación. Comienza por evitar los riesgos de desertificación, erosión, pérdida del suelo y aridificación del clima. Después se tiende a restituir el ecosistema preexistente, con el fin de mantenerlo para generaciones venideras. Los ecosistemas que peligran más son los ecosistemas forestales degradados por falta de árboles, y ecosistemas agrícolas abandonados. Se debe restaurar el bosque inicial. No solo es lo más naturalista, sino lo más rentable, pues un ecosistema próximo a su clímax y explotado racionalmente garantiza el máximo y más sostenido rendimiento económico, y el único seguro. Se trata de propiciar una Aceleración Artificial de la Sucesión Natural (ACARSUNA). Se estudia el medio en degradación. Se observa como desaparece primero el estrato arbóreo, luego el arbustivo y finalmente el herbáceo. Analizado esto lo que se debe hacer es invertir este proceso.

RECICLADO Y NUEVAS ENERGÍAS

La única solución al problema de los residuos sólidos urbanos se encuentra en la separación y reciclado. Actualmente se recogen de forma separada: pilas, vidrio, papel, envases y materia orgánica. De entre los envases se separa fácilmente los metálicos mediante electroimanes, que son además reciclables en su totalidad. Se trata de aluminio y hojalata. El vidrio se separa por colores y después se funde en el crisol y vuelve a reutilizarse. El papel tiene un proceso más complejo, que incluye el empleo de más pasta de papel y agua. Presentan especiales dificultades el reciclado de lostetra brik y los plásticos, debido a la diversidad de materiales que existen. Con los residuos orgánicos se elabora compost que se puede emplear para el abonado en la agricultura. También se construyen plantas eléctricas que generan energía aprovechando el metano que produce en la descomposición, como se tiene previsto hacer en la localidad madrileña de Rivas, donde hay millones de toneladas de residuos sólidos urbanos de Madrid. A pesar de todo, siempre queda un porcentaje de desperdicios que son imposibles de reutilizar, por lo que para solucionar este problema habría que cambiar los hábitos de consumo.

Una de las formas de asegurar el reciclado de los productos de consumo está en gravar con una tasa a los fabricantes. El punto verde consiste en una tasa que pagan las empresas que produzcan productos desechables, para costear su posterior reciclado. Dado que es imposible controlar cuantos envases producidos por una empresa entran en el circuito del reciclado, se hace pagar por la cantidad producida de aquel objeto cuyo material sea objeto de reciclado. El reciclado de los materiales y componentes de cada automóvil es otro gran problema en el mundo desarrollado. La renovación constante de vehículos a motor y la sustitución de piezas averiadas genera residuos que deben ser también reciclados. Según una normativa europea desde el año 2006 el coste del reciclado de cada vehículo será pagado por el fabricante. Por esta razón los fabricantes aumentarán en 100 euros el precio de cada coche, ya que han calculado que el coste de esta operación será de 180 euros.

El consumo que realizamos de carbón, gas y petróleo presenta además del problema de las emisiones de anhídrido carbónico, el de las reservas. Se trata de productos escasos que consumimos a un ritmo que hace peligrar los recursos en pocos años. Para la obtención de electricidad se ha optado por soluciones como la energía nuclear, que además de incidir sobre otro material no renovable presenta el problema de los residuos altamente contaminantes. Las energías alternativas son aquellas producen electricidad a partir de recursos renovables. Aprovechando la luz del Sol (solar), la fuerza de las mareas (mareomotriz), la fuerza que genera el calor interno de la Tierra (geotérmica) y la fuerza del viento (eólica). También se intenta lograr crear hidrocarburos a partir de vegetales.

CONFERENCIAS SOBRE MEDIO AMBIENTE

En el año 1997 se firma el Protocolo de Kioto. Son 180 países que se comprometen a reducir las emisiones de gases que provocan el efecto invernadero. Se tiene en cuenta medidas flexibilizadoras, como que las cuotas de contaminación de unos países puedan ser vendidas a otros, y  la compensación por sumidero, es decir, masas forestales que absorben la contaminación. También se promocionan las energías renovables y se excluye expresamente la energía nuclear.

El primer problema procede del cambio de administración en Estados Unidos. Frente al candidato Al Gore, claro defensor de las políticas medioambientales, resulta vencedor el republicanoBush, apoyado en intereses industriales y petroleros. La llegada de Bush junior, provoca que en la primavera de 2001, Estados Unidos, primer productor mundial de contaminación se retire del acuerdo. Los acontecimientos de septiembre de 2001 han hecho desaparecer de la agenda política norteamericana los asuntos relacionados con el medio ambiente. Australia también se ha retirado del acuerdo.

En el mes de julio de 2001 se llegaron a unos acuerdos políticos en la Cumbre de Bonn, según los cuales, la Unión Europea, Noruega, Suiza y Nueva Zelanda entregarán 410 millones de dólares, a partir de 2005, a los países en vías de desarrollo para evitar emisiones contaminantes.

Entre el 29 de octubre y el 11 de noviembre de 2001 se reunió la Conferencia de Marraquech, séptima Cumbre del Clima. Además de los problemas con Estados Unidos y Australia, también Japón y Rusia se muestran reacios a seguir adelante con Kioto. El día 6 de noviembre Japón anuncia que firmará el acuerdo, y finalmente también lo hace Rusia al aumentar su cuota de emisiones, casi un 100%. Sl firmar también Australia y Canadá dejan a Estados Unidos como el único país no firmante, siendo el responsable del 25% de las emisiones de todos los gases de efecto invernadero.

BIBLIOGRAFÍA

GORE, A. [Vicepresidente de Estados Unidos (1992-2000), lo escribió siendo Senador], La Tierra en juego. Ecología y conciencia humana, Barcelona, Emecé, 1993.
Http://www.mma.es [Ministerio de Medio Ambiente]
ELSON, D.: La contaminación atmosférica. Madrid, Cátedra, 1990.
GARCÍA-BADELL, J.J.: La contaminación y el equilibrio ecológica. Madrid, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, 1987.
SIOLI, H; et.al.: Ecología y protección de la naturaleza. Barcelona, Blume, 1982.
Anuarios. El País. El Mundo.