Tema 4. Climas y Zonas Bioclimáticas. El Tiempo y el Clima como condicionantes de las Actividades Humanas. Temario Geografía e Historia.


CLIMAS Y ZONAS BIOCLIMÁTICAS. EL TIEMPO Y EL CLIMA COMO CONDICIONANTES DE LAS ACTIVIDADES HUMANAS

1. INTRODUCCIÓN

La palabra clima significa inclinación, refiriéndose a la oblicuidad con que caen los rayos del sol sobre la tierra. El clima es la respuesta que da el sistema Tierra-Atmósfera ante la radiación solar incidente, es decir, el balance energético entre la radiación absorbida y el modo mediante el cual el sistema la redistribuye entre sus elementos. Se diferencia clima de tiempo, en que clima es el estado medio de la atmósfera en un lugar determinado, y tiempo, el estado de la atmósfera en un momento determinado. La ciencia que estudia el tiempo es la meteorología, y la que estudia el clima, la climatología. Podemos estudiar de dos formas un clima, usando un método analítico, que consiste en calcular el tiempo medio mensual a partir de las medias de cada elemento, referido a un período de tiempo de entre 10 y 30 años. O bien un método sinóptico donde se elabora el clima a partir de la sucesión habitual de los datos de la atmósfera sobre un lugar, es decir, se estudia los tipos de tiempo.


2. FACTORES CLIMÁTICOS

 Podemos distinguir tres tipos de factores, en función del tiempo en que actúan. Los factores astronómicos tienen incidencia periódica, los factores geográficos actúan siempre porque son fijos e invariables y los factores meteorológicos actúan de manera aleatoria.

Factores astronómicos. Son los derivados de la situación relativa entre la Tierra y el Sol. Están determinados por los movimientos de rotación y traslación y la inclinación del eje de la Tierra. El eje de rotación de la Tierra está inclinado con respecto al plano de la eclíptica, 23º 27'. Al realizar la Tierra el movimiento de traslación, resulta que el ángulo de inclinación de los rayos solares cambia durante el recorrido, durante medio año los rayos del Sol son perpendiculares en un hemisferio y durante la otra mitad en el opuesto. La latitud máxima de perpendicularidad está en 23º 27', denominándose los trópicos. En los polos las noches y los días duran seis meses, y en la latitud 66º 33' se señalan los círculos polares, último punto donde la Tierra puede dar una rotación completa y no ser iluminado o ser iluminado 24 horas. Cuando los rayos solares son perpendiculares al Ecuador se llamaEquinocio, cuando lo son a un trópico, Solsticio. Debido a que los rayos del Sol cuanto más perpendiculares caen sobre la Tierra, menor índice de albedo tienen, las estaciones calurosos se corresponden con el Sol sobre los trópicos, de tal forma que las estaciones están invertidas en los hemisferios. La temperatura será mayor en las zonas intertropicales mientras en las zonas polares la inclinación es máxima y por tanto el calor del Sol mínimo.

Factores geográficos. Son básicamente tres. El primero surge de la desigual distribución de océanos y continentes en el mundo, representando estos últimos solo un cuarto de la superficie.  Dado que el agua absorbe más la energía calorífica pero varía poco su temperatura, actúa como moderador de los cambios bruscos de temperatura. El agua del mar con la evaporación contribuye al regulamiento térmico de la Tierra. El segundo, lasmasas de aire,  que cuando permanecen estables sobre un lugar tienden al equilibrio térmico con el medio, individualizándose así las masas de aire. En función de su origen cósmico la masa de aire puede ser tropical, polar, ártica o antártica. Las dos primeras por la superficie sobre la que se generan son continentales o marítimas. La polar marítima es fría y húmeda, la polar continental, fría y seca, la tropical marítima, cálida y húmeda y la tropical continental, cálida y seca. Los frentes son el choque entre dos masas de aire con diferente temperatura. En tercer lugar el relieve, que marca diferencias térmicas. En las cordilleras con orientación este-oeste del hemisferio norte, la vertiente norte recibe menos insolación que la sur, llamándose, umbría una y solana la otra. Las laderas de barlovento sufren el efecto Föhn, que consiste en la elevación de las nubes, enfriamiento y precipitación, mientras las de sotavento reciben ya las nubes sin agua.

Factores meteorológicos. La Tierra está recubierta por una delgada película gaseosa a la que denominamos atmósfera. La atmósfera envuelve el planeta y permite la respiración biológica y el ciclo del agua. Llega a alcanzar en su última capa 350 kilómetros de altura, lo que comparado con los 12000 kilómetros de diámetro de la Tierra no es mucho.

Dentro de la atmósfera el aire se calienta y se enfría en función de la inclinación de los rayos solares, generándose corrientes de aire, ya que el aire caliente tiende a moverse hacia el aire frío. Se llama circulación general atmosférica al mecanismo de redistribución que tiende a equilibrar las diferencias térmicas y de presión en la tierra. Si la tierra estuviera inmóvil el aire caliente ecuatorial ascendería y en altura se dirigiría al polo, mientras el aire frío de los polos, descendería y en superficie iría al Ecuador. Por el movimiento de la tierra, este movimiento Norte-Sur, acaba siendo, Este-Oeste. En los 60º de latitud se forma el frente polar (discontinuidad que separa el aire frío del cálido); en los 30º se acumula el viento ecuatorial, produciendo una corriente del oeste en altura: vientos alisios. Los vientos alisios convergen en el Ecuador y dan lugar a una zona depresionaria:Zona de Convergencia Intertropical (ZCIT). Los anticiclones subtropicales emiten viento en superficie hacia el polo, que se desvía al oeste, contribuyendo a formar la zona depresionaria de las latitudes medias (30-60º). Así se suceden anillos de altas y bajas presiones: un anillo de bajas en el Ecuador, dos de altas subtropicales, dos de bajas en los frentes polares, dos altas polares. Podemos también diferenciar del polo norte al Ecuador cuatro masas de aire zonales, separadas por frentes: aire ártico, aire polar, aire tropical, aire ecuatorial. Según la superficie sobre la que se originan, las masas aire tropicales y polares pueden ser marítimo o continental.

3. ELEMENTOS DEL CLIMA

Los elementos del clima son numerosos y están todos relacionados. Algunos de los principales son: temperatura, humedad, presión, viento e insolación.

Temperatura. Medida en grados, nos dice la cantidad de calor o frío que hace. De forma básica varía en función de la latitud, dividiendo la Tierra, desde el Ecuador, en una zona tórrida, dos zonas templadas y dos zonas frías. También varía en altitud, a razón de 1º C menos cada 100-150 metros de altura sobre el nivel del mar. La continentalidad, alejamiento de la línea de costa, también baja el termómetro al perder el efecto termoregulador del mar. Por último, según nos situemos en una fachada occidental u oriental del continente, la temperatura se ve afectada por las corrientes marinas, que hacen más cálidas las fachadas occidentales en igual latitud que las orientales.

Humedad. Vapor de agua en suspensión en el aire. A mayor temperatura, es mayor la capacidad de contención de vapor de agua del aire. Con temperaturas bajas el vapor se condensa y precipita. Varía el nivel de humedad en función de la vegetación que actúa reteniendo y generando humedad. La evaporación es mayor en las regiones más cálidas, facilitando la precipitación y la existencia de vegetación. La nubosidad generada por esta evaporación reduce las horas de insolación. La precipitación es la condensación del vapor de agua en altura que hace que caiga el agua sobre la Tierra. Hay cuatro formas de precipitación: orográfica, la debida al ascenso del aire húmedo por un accidente geográfico (efecto Föhn), frontal cuando chocan dos masas de aire de diferente temperatura y se forman los frentes, convectiva cuando el aire asciende por el recalentamiento de la superficie y de convergencia ecuatorial debida al choque de dos masas de aire de similares características que  provocan bajas presiones y precipitación.

Presión. Está en función de que el aire suba o baje. Este movimiento ascendente o descendente se debe a la diferencia térmica entre masas de aire. El aire cálido se desplaza hacia el aire frío. Llamamos anticiclón a las zonas de alta presión, a partir de 1016 milibares, asociado con tiempo estable. Borrasca se llama a las bajas presiones, por debajo de los 1016 milibares, que genera tiempo inestable.

Vientos. Están provocados por la diferencia de presión entre distintas zonas, dependiendo su velocidad de lo fuertes que sean los anticiclones y borrascas. El viento con frío acentúa las bajas temperaturas. Algunas de las corrientes más importantes son los vientos alisios, que se forman en torno a los 30º de latitud. La Jet Stream o corriente en chorro, en una latitud mayor y dirección también oeste-este, supone en altura variaciones importantes en el clima, siendo responsable de la Gota Fría del final de verano.

Insolación. La absorción de calor procedente del sol depende número de horas de exposición al sol que tenga un área. Varía por razones de latitud en según la inclinación del eje de la tierra y de la estación del año. También puede variar según haya elementos que impidan la llegada de rayos solares: nubosidad, laderas de umbría, etc.

4. CLASIFICACIONES CLIMÁTICAS

La climatología precisa la noción de escala, pues los detalles se difuminan según aumenta el marco de investigación. Se distinguen cinco tipos de clasificaciones, aunque hoy el estudio tiende a tomar posiciones eclécticas a este respecto.

Clasificaciones térmicas. Se basan en la alternancia de estaciones. La clasificación de Köppen se basa en las temperaturas y emplea letras, una letra mayúscula para tipos generales, y con una treintena de minúsculas los subtipos. Climas cálidos (A), climas secos (B), climas templados (C), climas templados de invierno riguroso (D), climas polares (E), climas de montaña (G), climas de altura (H).

Las clasificaciones pluviométricas se basan en la incidencia de precipitaciones a lo largo de un año, medidas en milímetros cuadrados: Árido menos de 250, semiárido 250-500, subhúmedo 500-1000, húmedo 1000-2000, muy húmedo más de 2000.

Las clasificaciones termopluviométricas toman en consideración las temperaturas medias anuales y precipitaciones, relacionando ambos datos. Se puede hacer para un año o para un mes determinado. Para un mes el cuadro sería:

Las Clasificaciones genéticas se basan en la situación de las masas de aire y de los diferentes frentes, considerando sus desplazamientos estacionales. Según Alissov hay siete zonas:

Las clasificaciones biogeográficas se hacen considerando la distribución de especies vegetales y sus exigencias térmicas e hídricas, es decir, tomando los umbrales termopluviométricos de las plantas.

El climograma es un gráfico que representa el régimen térmico y pluviométrico de un clima. Es preciso conocer los datos de temperatura y precipitación de al menos treinta años para poder elaborar un climograma de un lugar. Se construye sobre un eje de coordenadas, el eje vertical izquierdo las temperaturas, en intervalos de 5º C, y el vertical derecho las precipitaciones con una escala doble, 5ºC=10mm. En el eje horizontal se señalan los doce meses. Donde la curva precipitaciones supere a la de temperaturas se considera que es un mes húmedo, sino es un mes seco.

5. LOS CLIMAS INTERTROPICALES

Siguiendo a Miller vamos a emplear una clasificación termopluviométrica, descriptiva y significativa de las regiones climáticas.

5.1. El Clima Ecuatorial

            Existen tres zonas situadas en torno al Ecuador, en torno a 0-5º de Latitud en las que domina este clima: la cuenca del Amazonas y casi toda América Central en América; la cuenca del Congo, del Golfo de Guinea y Este de Madagascar; y la mayor parte de las islas del Sureste asiático.

            Las temperaturas son elevadas, en torno a 25º C, y una amplitud térmica de 0-5º C debido a la incidencia casi vertical de los rayos solares durante todo el año.

            Las precipitaciones son abundantes y regulares, las máximas coinciden con el paso del sol por su Cenit. El calor y los vientos cálidos y húmedos provocan una intensa evaporación y lluvias continuas que dan lugar a ríos caudalosos.

            La vegetación es casi impenetrable y se dispone en niveles o pisos diferentes según la necesidad de luz de los árboles y plantas. Los árboles son de hoja caduca, pero se mantienen siempre verdes y pueden llegar a medir entre 30 y 40 metros de altura.

            5.2. El Clima Tropical

            Al Norte y al Sur de la zona ocupada por el clima ecuatorial, aparece el clima tropical, formando tres conjuntos continentales: En el continente americano predomina en la mayor parte de América del Sur y Central incluidas las Antillas, y en América del Norte sólo la parte meridional; en África abarca una amplia extensión en torno al clima ecuatorial, alcanzando aproximadamente el paralelo 20º de latitud Norte y Sur.

            Las temperaturas son altas todo el año, algo más en la estación húmeda que en la seca por la mayor verticalidad de los rayos solares, pero las diferencias térmicas no son las que definen el clima tropical.

            En cuanto a las precipitaciones tiene dos estaciones bien marcadas, la húmeda y la seca. No poseen ni la misma intensidad ni la misma duración en las distintas áreas del clima tropical. Debido a esta característica los ríos sufren fuertes estiajes en la estación seca y posibles inundaciones en la húmeda. Dependiendo de la zona las lluvias pueden oscilar entre los 1800mm y los 450mm.

            A medida que la estación seca se hace más larga e intensa, la selva ecuatorial se degrada, los árboles empiezan a espaciarse y aparece un tupido manto de hierbas que cubre el suelo (la sabana arbolada) hasta llegar a una formación vegetal herbácea dominante con algún árbol aislado, que constituye la sabana propiamente dicha.

            5.3. El Clima Desértico

            Se sitúa en torno a los trópicos de ambos hemisferios, entre los 23º-40º de latitud. Se encuentran en el interior de los continentes o bien en costas recorridas por corrientes frías que impiden la llegada de los vientos húmedos.

            Los desiertos más destacados en el Hemisferio Norte son el Sáhara, el desierto de Arabia, el Gobi, o el del Colorado. En el Hemisferio Sur destacan el de Atacama, el del Kalahari o el desierto Australiano.

            Las temperaturas son elevadas durante todo el año, con una amplitud térmica reducida. Sin bien se produce una gran amplitud térmica entre la noche y el día que puede alcanzar los 40º C, debido a la falta de humedad atmosférica que impide la retención del calor durante la noche.

            Las precipitaciones son escasa, no superan los 250mm al año, ello da lugar a la inexistencia de ríos, si bien podemos hablar de los “uadi” que tiene carácter endorreico, ya que sus aguas no llegan al mar, por ser filtradas por la tierra o evaporadas.

            La escasez de precipitaciones explica la casi inexistencia de vegetación. Matorrales espinosos, plantas carnosas o vegetación xerófila aparecen en los bordes del desierto. El interior de los desiertos suelen ser dominio de las arenas o la s piedras con nula vegetación.

5.4. El Clima Monzónico

            Únicamente se da en el Sureste de Asia. Las temperaturas son elevadas con clara diferencia entre el verano y el invierno, consecuencia de la variación de los rayos solares.

            En este clima es una característica el fenómeno del Monzón. Durante el verano el fuerte calor provoca una intensa evaporación en las zonas marítimas ecuatoriales; estas masas de aire húmedo son arrastradas por vientos procedentes del Suroeste hacia las costas y el interior provocando elevadas precipitaciones abundantes, es lo que se conoce como Monzón de Verano. Durante el invierno, la enorme masa continental de Asia se enfría intensamente, provocando vientos fríos y secos que barren todo el Sureste Asíatico, es lo que se conoce como Monzón de Invierno.

            Las lluvias son desiguales a lo largo del año: tiene una estación lluviosa con abundantes precipitaciones, que suelen provocar grandes inundaciones, y son consecuencia del monzón de verano. Y una estación seca consecuencia del monzón de invierno donde las precipitaciones pueden ser muy escasa en algunos puntos. Aún así las precipitaciones pueden alcanzar de los 1500 a los 2000 mm al año.

            La vegetación del Asía Monzónica tiene características parecidas a la de la selva y la sabana; su localización está en relación con la intensidad y duración de la estación de lluvias. En la mayor parte del Sureste de Asia, debido a la fuerte densidad de población, la vegetación natural de los valles y llanuras cultivables, ha sido destruida, quedando reducida a las zonas montañosas.

            5.5. El Clima de Montaña Tropical
              


           
Climas cálidos. No hay ningún mes por debajo de 18 ºC. Se distinguen dos tipos.Ecuatoriales, donde la media anual está en torno a los 27 ºC, la amplitud térmica es apenas de dos grados y medio y las lluvias son uniformes todo el año. Trópicales, dominados por los alisios unos meses y el resto calma ecuatorial, con lo que hay una estación seca. Puede ser tropical marítimo, continental y monzónico, en este último las lluvias son torrenciales y se concentran en los meses de verano.

Climas templados cálidos. Carecen de estación fría, ningún mes baja de 6 ºC, son climas de transición. Regularidad durante parte del año por influencia tropical, mientras el resto del año la influencia de la zona templada fría supone inestabilidad. Invierno suave y verano cálido. El de costa occidental (mediterráneo) precipita en otoño-invierno y hay marcada sequía estival. El de costa oriental difiere del anterior en que precipita todo el año.

Climas templados fríos. Con estación fría, hasta seis meses al año por debajo de 6 ºC. Predominan los vientos del oeste. Enorme amplitud térmica. En el marítimo llueve más en invierno mientras en el continental llueve más en verano.

Clima frío. Larga estación fría, de seis a nueve meses por debajo de 6 ºC. Dominados por los vientos del oeste. El marítimo (noruego) más suave, sobre todo en las fachadas occidentales de los continentes por las corrientes marinas cálidas, aumentando la duración del invierno según subimos en latitud. El continental (siberiano) tiene invierno muy frío y verano por encima de 18 ºC, momento en el que se concentran las precipitaciones, ya que en el invierno hace demasiado frío.

Clima polar. Tiene menos de tres meses por encima de 6 ºC. Diferenciamos el clima de tundra, donde en verano sube de 0 ºC y existe vegetación, del clima de hielo perpetuoen el que no hay vida vegetal. En los polos los días y noches duran seis meses, siendo la inexistencia de insolación un factor nuevo del clima.

Clima desértico. La precipitación anual no alcanza los 250 mm. Otras características son la elevada insolación, amplitud térmica y naturaleza del suelo. La falta de precipitación puede ser debida a la continentalidad, el dominio de un alta presión permanente. Los desiertos costeros obedecen también a la influencia de las corrientes frías en zonas tropicales. Hay desiertos con estación fría y sin ella.

Clima de montaña. En altura disminuye la presión atmosférica y se rarefica el aire, los vientos son más fuertes y la radiación solar llega sin pérdida por el aire limpio. La oscilación térmica es pequeña en las cumbres y mayor en el fondo de los valles. Varía la temperatura de las laderas de umbría a las de solana.

5. - EL TIEMPO Y EL CLIMA COMO CONDICIONANTES DE LAS ACTIVIDADES HUMANAS

            Aunque resulte obvio, el tiempo y el clima afectan a todas las actuaciones del hombre sobre el medio.
-          Poblamiento. Los grandes vacíos demográficos del mundo se explican por tres razones: bajas temperaturas, sequedad y calor húmedo. Además, el 80% de la población se localiza a pocos kilómetros de la costa por el clima más benigno.
-          Actividad agraria. A pesar de los avances tecnológicos, incluso en los países desarrollados la agricultura sigue siendo muy dependiente del comportamiento del tiempo. Granizos, heladas o una Gota Fría puede arruinar la economía de una región entera.
-          Actividad industrial. Los vientos dominantes de una zona condicionan la localización de las industrias molestas o contaminantes, para evitar que llegue la contaminación hacia las zonas pobladas.
-          Actividad turística. El éxito de una temporada estival en la costa o de la temporada de esquí en la montaña está en función de que el tiempo se comporte conforme a las previsiones habituales. Son las condiciones climáticas las que mueven la mayor parte de esta industria.
-          Infraestructuras de transportes. Para construir un aeropuerto tienen que buscarse zonas donde las nieblas sean escasas. Para los puertos un lugar al resguardo de tormentas. Las carreteras y vías férreas no pueden construirse sobre suelos helados más de cuatro meses al año y en las zonas tropicales la excesiva vegetación aumenta los costes de mantenimiento.

5.1.- Variabilidad climática en el pasado

La Paleoclimatología estudia el tiempo del pasado con métodos variados, siendo importantes los análisis del hielo del polo norte y de la Antártida. Algunos prehistoriadores atribuyen a los periodos glaciares las primeras formas de organización social como forma de supervivencia ante un medio hostil. Influyó notablemente el clima en la Prehistoria en las grandes migraciones del hombre. La llegada del hombre al continente americano, hacia el 18.000 a.C., parece ser fue debida a que la glaciación redujo el nivel del mar unos cien metros, dejando el estrecho de  Bering convertido en un puente de Tierra. En el siglo III a.C. hay un calentamiento de la Tierra que abre los pasos alpinos de la península itálica y coincide con la expansión extrapeninsular de Roma. En ese mismo momento quedan abiertos los pasos asiaticos a China y se inicia la Ruta de la Seda. Este calentamiento dura hasta el siglo V-VI, coincidiendo con el colapso del Imperio Roano de Occidente por las invasiones bárbaras. Estos pueblos se desplazan del norte hacia el sur llevados por el enfriamiento y son definitivamente empujados al interior del Imperio por los hunos. Lapequeña edad del hielo dura hasta el siglo X, momento en el cual vuelve un ligero calentamiento hasta el siglo XIV. En estos años Groenlandia será poblada por los escandinavos desde Islandia. Los primeros años del siglo XIV fueron fríos y húmedos, perdiéndose las cosechas y provocando enormes hambrunas. En China el desbordamiento del Río Amarillo por las continuas lluvias provocó siete millones de muertos y la destrucción del hábitat de las ratas  que se alimentaron con los cadáveres en descomposición y provocaron después el contagio de la Peste Negra al hombre. La falta de grano en Europa se solventaba en la mitad del siglo con la introducción de grano de Asia central. En estas importaciones llegaron las ratas a Constantinopla y después a toda Europa por el Mediterráneo. El período de 1550 a 1850 se conoce en Europa como la pequeña glaciación, momento en el cual se pudieron ver esquimales en Escocia. A finales del siglo XVII el gobierno de Londres autorizó la emigración de escoceses a Irlanda, creando el problema de los protestantes del Ulster. El final de este período frío coincide con el Hambre de la Patata en Irlanda, provocado por la proliferación del añublo de la patata, que crece en condiciones de humedad y calor.

Estas variaciones del clima afectaron históricamente a la forma de asentamiento de los hombres. En una economía de antiguo régimen basada en un sistema agroganadero con formas de explotación rudimentarias, una época de veranos húmedos y primaveras secas, impide la subsistencia de los principales cultivos de que se sustenta el hombre. De esta forma, antes de que la revolución industrial sistematizase las labores agrícolas, el hombre está completamente supeditado al cambio climático.

El vulcanismo es un factor esporádico de cambio climático que en ocasiones tiene efectos graves sobre las actividades humanas. Las explosiones de volcanes provocan nubes de polvo que cubren parcialmente la atmósfera e impiden la llegada de los rayos del Sol y, por tanto, enfrían la superficie terrestre. En 1816 una prolongada erupción del volcán Támbora en Indonesia produjo una nube de polvo que redujo la temperatura del planeta, siendo la causa de la pérdida de las cosechas en Europa y Norteamérica, que en la primera provocó una crisis política y en la segunda empujó a los habitantes de los estados del norte a emigrar al oeste. La erupción del volcán Asama de Japón en 1783 provocó la disminución de la temperatura y la crisis agraria previa a la revolución francesa. En el año 209 a.C. una erupción en Islandia, datada en los hielos del polo y los anillos de los robles irlandeses, produjo una serie de malas cosechas en China con la consiguiente hambruna. Una cronología china cuenta como en el año 208 a.C.  las estrellas dejaron de verse durante tres meses.
5.2.- El confort humano

El hombre es un ser homotermo. Con el Indice Antropoclimático de Muñoz, se calcula mediante índices el nivel de confort de un individuo. Cuanto mayor sea el confort, mayor es la posibilidad de que el hombre se establezca allí. El hombre de todas formas es, entre todos los animales de la naturaleza, uno de los que alcanzan mayores posibilidades de adaptación a condiciones adversas.

5.3.- Cambios climáticos a escala planetaria por actividades humanas

Los cambios climáticos se producen a largo plazo. El hombre ha conseguido mediante su intervención directa, variar la sucesión natural de tipos de tiempo dentro de un clima. Tiene diversas formas de variar el clima:

Con la contaminación del aire. La industrialización trajo consigo la emisión de productos químicos a la atmósfera. Primero se contaminaron las ciudades, que se cubrían de smog (niebla y humo). Con la tala de bosque se desequilibran las tasas de oxígeno y de dióxido de carbono en la atmósfera.

El llamado efecto invernadero se produce al quemar combustibles fósiles. Las emanaciones de  dióxido de carbono hacia la atmósfera, permiten pasar los rayos solares pero impiden que el calor escape. De esta forma el planeta se recalienta. La tierra atraviesa un momento cálido, pero el aumento del efecto invernadero es producido por la actividad humana. El remedio está en la reducción de emisiones de CO2, empleando energías alternativas.

 La capa de ozono se destruye en la estratosfera y se reproduce en la atmósfera. La atmósfera recubre toda la tierra, una de sus capas formada por ozono, absorbe la radiación ultravioleta. La contaminación del aire con gases clorofluorocarbonados (C.F.C.), ha producido un agujero en la capa de ozono. Los C.F.C., unidos al ozono (O3), liberan el cloro y dejan el oxigeno como O2. El O2 no filtra los rayos solares.

Las emisiones de dióxido de azufre son también peligrosas. Se une el dióxido de azufre (SO2) con el vapor de agua (H2O), produciendo lluvia ácida. Tan solo cuando precipita sobre la roca calcárea se elimina la acidez.

5.4.- Cambios microclimáticos por la acción del hombre

En las ciudades densamente pobladas, las situaciones anticiclónicas producen un recalentamiento especialmente grave. Asimismo la contaminación atmosférica reduce la visibilidad. Los edificios de las calles hacen converger los vientos.

BIBLIOGRAFÍA

BIELZA DE ORY, V.:Geografía General. Madrid, Taurus, 1993.
LE ROY LADURIE, E., Historia del clima desde el año 1000, México, FCE, 1990.
LÓPEZ BERMÚDEZ; RUBIO RECIO; CUADRAT, Geografía Física, Madrid, Cátedra, 1992.
MINGORANCE, A., Climatología básica, Madrid, Akal, 1989.
STRAHLER, A.N.: Geografía Física. Barcelona, Omega, 1984.