Joe Sacco se mete en las trincheras de la I Guerra Mundial

Palestina: en la franja de Gaza, Gorazde: zona protegida o Reportajes son cómics pegados a la realidad donde cada trazo esconde testimonios, situaciones y momentos vividos o contados al periodista Joe Sacco (Malta, 1960). Sus dibujos dan voz a aquellos que se quedan en el camino, un camino que en ocasiones está en campamentos de refugiados y otras que acaba cuando se trata de emigrar hacia Europa. En esta ocasión ha retrocedido un siglo para adentrarse  con sus trazos en una de las batallas más sangrientas de la Primera Guerra Mundial. Sacco dibuja con precisión el primer día de la batalla de Somme, el 1 de julio de 1916, jornada en la que los británicos sufrieron 57.740 bajas, de las cuales 19.240 fueron mortales. El escenario que muestra Sacco constituye la batalla más sangrienta en la historia del Ejército británico. "El cómic tiene una fuerza que no tiene ninguna otra forma de reportaje. Sus imágenes repetidas enfocan la realidad de manera más lenta, a veces silenciosa, a veces con bocadillos, y trabajan en la mente del lector que puede elegir su ritmo", ha dicho Joe Sacco en varias entrevistas




The Great War, que acaba de llegar a las librerías del mundo anglosajón, se edita en un curioso formato: un desplegable de 24 hojas que configuran un campo de batalla de más de siete metros. El fresco de Sacco está lleno de detalles: desde las trincheras hasta soldados saltando por los aires, las explosiones o las cocinas de campaña. El escritor y periodista no ha utilizado ni una sola palabra para describir el horror que se vivió aquella jornada. Tuvo claro desde el inicio de su proyecto que las imágenes iban a ser suficientes, que no era necesario decir nada para criticar a los mandos o alabar el esfuerzo y sacrificio de los soldados. “Todo lo que podía hacer es mostrar lo que ocurrió allí y espero que después de cien años, el mal sabor no se haya ido de nuestras bocas”, ha declarado Sacco al referirse a este libro.. En España lo editará en febrero Mondadori.
Con trazos precisos se contempla una primera imagen del general británico Douglas Haig fuera de su oficina y cuando la vista avanza por el desplegable pueden contemplarse miles de soldados del tamaño de un dedo moverse entre las trincheras o desplomados en el suelo.
La batalla de Somme fue una de las más largas y sangrientas de la Primera Guerra Mundial en la que se registraron más de un millón de bajas en ambos bandos. Las fuerzas británicas y francesas trataron de romper las líneas alemanas a lo largo de un frente de 40 kilómetros al norte y sur del río Somme, en el norte de Francia. Los mandos habían tratado con esta batalla distraer a las tropas germanas de la Batalla de Verdún, pero el error fue de tal calibre que se registarron mayor número de bajas en Somme que en Verdún. Ambos ejércitos comprobaron cuando acabó la batalla hasta qué punto podía ser mortífera. La suma importancia del Somme en el devenir posterior de la guerra queda reflejada en las palabras del oficial e historiador británico James Edmonds: "No es demasiado arriesgado decir que las bases de la victoria final en el Frente Occidental fueron sentadas por la ofensivade 1916 en el Somme". El mismo año se rodó el documental y película La batalla del Somme, que utilizaba algunas escenas reales grabadas durante los primeros días de la batalla.