LA ESPAÑA DE POSGUERRA, 1939-1959: ASPECTOS POLÍTICOS, SOCIALES Y ECONÓMICOS




El régimen que surge tras la guerra civil es una dictadura personal, un nuevo estado basado en los llamados principios del 18 de julio: estado fuerte, caudillaje militar, unidad de España. El nuevo estado autoritario se va organizando durante la guerra civil en la España dominada por el bando nacional. Sin un modelo de estado claro, la institucionalización se irá haciendo poco a poco en función de los acontecimientos internacionales. Las bases ideológicas del nuevo régimen serán: algunas doctrinas fascistas, el anticomunismo y el catolicismo. Todas ellas estarán presentes a lo largo de la dictadura pero su importancia variará. Durante los primeros años y hasta 1945 predominan las ideas fascistas y anticomunistas, su valedor más importante fue Serrano Suñer. (El cuñadísimo), después del 45, tras el fin de la IIª Guerra Mundial, el anticomunismo y el catolicismo.
1.1.- Aspectos políticos.
El nuevo estado se configura como una dictadura personal. Franco es jefe de Estado, jefe de gobierno, cabeza del partido único y generalísimo de los ejércitos. Por tanto en nuevo estado se caracteriza por:
- Concentración de todos los poderes en una persona.
- Rechazo de los principios democráticos: negación del sufragio universal, del pluralismo político y de la separación de poderes.
- Restricción de las libertades de expresión, asociación y reunión.
- Ausencia de Constitución escrita y lentitud en el proceso de institucionalización (la legislación fundamental se elaboró entre 1942 y 1967)
La legislación era fundamental para dar la apariencia de un estado de derecho porque éste había surgido producto de una guerra civil. Esta institucionalización será muy lenta:
- En 1942, la Ley de Cortes: se restablecía este órgano parlamentario pero carecía de atribuciones legislativas, era un órgano deliberante que aprobaba dócilmente las leyes presentadas por el gobierno. Carecían de representatividad, porque sus miembros llamados procuradores eran designados y sólo en 1967 una parte de los procuradores serían elegidos por los cabezas de familia
- En 1945, el Fuero de los Españoles: aparecía enunciada la declaración doctrinal oficial del régimen y recoge los derechos de la persona, no garantizados en la práctica, ya que su ejercicio no podía cuestionar los principios fundamentales del estado totalitario, sin embargo no se definía la forma de Estado.
- En 1945, la Ley de Referéndum, que establecía el procedimiento para que algunos textos legales de extraordinaria importancia pudieran ser ratificados por el pueblo.
El año de 1945 fue un año intenso en la elaboración de leyes. El final de la guerra había dejado a España en una mala posición y esta legislación quería dar una imagen democratizadora, de ahí la aprobación del fuero de los españoles y la ley de Referéndum. A pesar de este intento, España quedó marcada por su alineación con las potencias del eje y después del 45 conocerá una etapa de aislamiento, concretado en la condena de la O.N.U. y la retirada de embajadores.
En 1947 se publica la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado. Confirmaba el carácter vitalicio de la jefatura en la persona de Franco, regulaba el mecanismo de Sucesión y definía España como un reino y al Estado lo adjetivaba de católico, social y representativo. Quedaba restablecida la monarquía pero no de la línea sucesoria borbónica porque el dictador se reservaba el derecho de designar a su sucesor. Estas previsiones sucesorias dieron lugar a la creación de dos nuevos Consejos: El consejo de Regencia (asumiría los poderes de la jefatura de Estado en caso de interregno) y el Consejo del Reino (asistir al jefe de Estado). Esta ley que fue sometida a referéndum y aprobada por mayoría, contó con la oposición de D. Juan de Borbón, que estaba en el exilio, y que se consideraba el heredero legítimo para reinar en España.
En 1958, La ley de Principios del Movimiento Nacional. Reproducía y afirmaba los viejos valores teóricos del régimen: el antiliberalismo, fuerte centralismo y nacional catolicismo. La ley se publicaba en un momento de apertura del régimen hacia el exterior, pero se reafirmaban los principios dictatoriales.
Todo el proceso legislador estaba encaminado al reforzamiento del poder del dictador. Un dictador que se apoyará en las distintas familias defensoras del régimen: falangistas, militares, católicos, manteniendo un equilibrio entre ellas, para que su poder esté así garantizado. Un poder que se reforzó con el control de toda la disidencia política. Se procedió a represalias sistemáticas de los vencidos, muchos huyeron para evitarlo, otros permanecieron encarcelados, muchísimos fueron ejecutados. La administración pública, la universidad, la enseñanza fueron depuradas de sospechosos (Ley de Responsabilidades Políticas, Ley de Depuración de Funcionarios, Ley de Represión de la Masonería y el Comunismo y ley de Seguridad del Estado). Además se estableció una rígida vigilancia policial e ideológica sobre la población. El partido único se convirtió en todopoderoso ejerciendo el control y la vigilancia en la sociedad, bien directamente, bien a través de sus sindicatos, de la sección femenina y del frente de juventudes. Se controlaron todos los medios de comunicación, desde los que se hacían una constante propaganda del régimen. Con esta situación de represión y control de las libertades se puede entender que la oposición prácticamente desapareció.
La evolución de la política interior está muy relacionada con la política exterior durante este periodo. Podemos distinguir varias etapas:
- 1939- 1945: la IIª Guerra Mundial. España, desde el primer momento siente simpatías con las potencias del eje, había firmado un pacto de amistad con Alemania, pero la crisis por la que atraviesa desaconseja una vinculación abierta, por lo que mantendrá una posición neutral. Después del año 40 y ante el éxito de las ofensivas alemanas y la entrada de Italia en la guerra, se declara no beligerante (le proporciona ayuda material o facilidades estratégicas). Durante este periodo negocia la entrada en la guerra (entrevista de Hendaya), pero a Hitler no le interesa ante las peticiones de Franco. Después de junio de 1941, cuando Hitler invade la URSS, España participará con la División Azul (voluntarios mayoritariamente falangistas, de ahí su nombre, dirigidos por Muñoz Grandes) para luchar contra el comunismo, una de sus grandes obsesiones Después de la entrada de EEUU en el conflicto en diciembre de 1941, la situación empieza a cambiar y cuando en 1943 se ve la posibilidad real de que venzan los aliados, España vuelve a la neutralidad, disuelve la división azul y se dan facilidades a los americanos. A pesar de estos cambios, al final de la guerra perduró la imagen de una España aliada con las potencias del eje, lo que produjo su posterior aislamiento
-1945-1952: el aislamiento internacional. No se le admite ingresar en la ONU y la Asamblea general de la ONU aprobó en 1946 varias resoluciones condenando al gobierno de Franco, considerado una amenaza para la paz mundial y aconseja a sus miembros la ruptura de relaciones diplomáticas. Francia cierra sus fronteras hasta 1948. España no se beneficiará de la ayuda americana (Plan Marshall) y sólo permanecen en España los embajadores de Argentina (Perón), Portugal (Salazar) y el Vaticano.
Este aislamiento se intentó evitar con algunos cambios que intentaban dar una imagen democratizadora hacia el exterior: es el caso de a publicación del Fuero de los Españoles y la ley del Referéndum; o la eliminación de la influencia falangista; sin embargo va a ser la situación internacional, marcada por la Guerra Fría (a partir de 1947) la que propicie la salida del aislamiento.
-1953: Reinserción en la vida internacional. El gobierno de Franco sabía que era necesario buscar el reconocimiento diplomático del régimen y normalizar las relaciones internacionales y para ello se veía como necesario un acercamiento a EE.UU., la potencia económica y militar del mundo occidental. Esta aproximación fue posible al inicio de la guerra fría, que hizo que España tuviera una posición geoestratégica importante en el control de los espacios (recuérdese que la guerra fría fue la división del mundo en dos bloques, el occidental liberal y capitalista; el oriental comunista. Ambos bloques se repartirán zonas de influencia). En 1953 se firman los acuerdos bilaterales militares y económicos con EE.UU., con ellos se rompía el aislamiento y se favorecía el fortalecimiento del régimen. Con este convenio España permitía la apertura de bases aéreas y navales en la península (Torrejón, Zaragoza, Rota y Morón), EE.UU. podía introducir en ellas armas atómicas y utilizarlas libremente, sin permiso del gobierno, para atacar a su enemigo soviético, a cambio de suministros de material bélico y de ayuda económica.
En ese mismo año se firmaba con el Vaticano el nuevo Concordato, en el que se reconocía el poder de la iglesia sobre la educación y la enseñanza.
En 1955 fue admitida en la ONU y en 1958 en el Fondo Monetario Internacional. No pudo integrarse ni en la Comunidad Económica Europea ni en la OTAN.
1.2.- Aspectos económicos.
Tras la guerra civil se abrió un periodo de recesión económica que durará hasta mediados de los años cincuenta.. Fue un tiempo de profundo estancamiento económico. La economía estuvo muy protegida, el mercado apenas funcionó, el Estado asumió un fuerte protagonismo en la producción y un único sindicato agrupó obligatoriamente a empresarios técnicos y trabajadores. Hasta los años 50 se practicará una política autárquica, coincidiendo con la etapa de la II. G.M. y el aislamiento y después de los años 50 comenzará una cierta recuperación económica y se pone en marcha el Plan de Estabilización (1957) que preparará a la economía española para el desarrollo posterior en los años 60.
A.- La política autárquica:
Con las medidas autárquicas se pretendía alcanzar el mayor grado de autoabastecimiento y autosuficiencia. Para conseguirlo se estableció una fuerte intervención del estado en la economía. Las actividades productivas estuvieron controladas por el gobierno que mediante leyes determinaron la distribución, el consumo, los salarios, precios comercio e inversión. Las medidas más importantes fueron:
Limitación de las importaciones y protección a las industrias españolas a través de subvenciones y ventajas fiscales.
Organización de la producción y distribución de cereales. Se obligaba al productor a vender toda su cosecha a un organismo oficial, el Servicio Nacional del Trigo, que fijaba el precio y vendía el producto.
Implantación de un sistema de racionamiento de los productos de consumo de primera necesidad para evitar el hambre. Este sistema duró hasta 1952.
En 1941 se creó el Instituto Nacional de Industria (INI). Su objetivo era impulsar la industrialización del país creando un grupo de empresas públicas controladas por el estado: Ensidesa, Endesa, Iberia y Aviaco (energéticas y de transportes). Muchas empresas estatales superprotegidas no pudieron competir y resultó difícil exportar su producción. En ese mismo año se creó RENFE y se nacionalizó toda la red ferroviaria española.
La política autárquica favoreció los intereses de aquellos grupos sociales que habían contribuido a la victoria de la Guerra: latifundistas, grandes empresarios y alta burguesía financiera.
Esta política autárquica provocó:
El descenso de la renta per cápita.
El retroceso de la producción industrial debido a la falta de materias primas, capitales y maquinaria, que sólo podían conseguirse a través de la importación.
Una elevada inflación provocada por la excesiva emisión de moneda para financiar la deuda estatal.
Déficit comercial provocado por la nula competitividad.
Descenso del nivel de vida, bajos salarios y hambre generalizada
Aparición del mercado negro o estraperlo
B.- Recuperación y apertura económica. Plan de estabilización.
A principios de los años 50 comenzó una fase de pequeña recuperación económica, especialmente a partir de 1953 con la ayuda financiera norteamericana y con el cambio de política económica manifiesta en el decreto de libertad precios y circulación de artículos de 1952.
A mediados de los 50 el crecimiento, especialmente en el sector secundario se aceleró; sin embargo en 1957 el estado se encontraba al borde de la suspensión de pagos y casi en la bancarrota. En ese mismo año Franco realizó cambios importantes en el gobierno y nombró ministros a miembros del Opus Dei, conocidos como los tecnócratas. Estos entre 1957-9 aprobaron un conjunto de medidas legislativas encaminadas a la reforma económica llamadas Plan de Estabilización. Sus objetivos eran abandonar el sistema autárquico y modernizar, liberalizar, racionalizar y sanear la economía nacional.
Estas disposiciones fueron:
Devaluación de la peseta para fomentar las exportaciones.
Limitación del gasto público y congelación salarial.
Incremento de impuestos.
Concesión de facilidades a la inversión de capital extranjero.
Este plan de estabilización tuvo a corto plazo efectos beneficiosos como reducir la inflación y salvar al país de la bancarrota, pero también tuvo efectos negativos como la disminución del nivel del consumo y crecimiento del paro. En conjunto resultó un éxito porque racionalizó las empresas y puso las bases para el desarrollo de los años 60.
1.3.- Aspectos sociales.
La dictadura contó desde un principio con el apoyo entusiasta de:
- Los grandes propietarios, la burguesía industrial, la aristocracia financiera y los eclesiásticos.
Pequeños y medianos campesinos del norte centro de España.
A estos grupos se unieron una vez asentada la dictadura: un nuevo tipo de burguesía formada por empresarios y especuladores nacida durante la época de la autarquía y al amparo de las concesiones, proyectos estatales y mercado negro. Y un número importante de las clases medias urbanas (captadas por la Falange, la iglesia católica- cuando la influencia falangista decayó- y el propio ejército), unas clases medias que veían en la tranquilidad política una forma de progresar pues los empleos públicos a los que accedían estaban socialmente considerados.
Los sectores obreros, los más críticos con el régimen, sin reconocimiento de libertades de expresión y de asociación dejaron de ser conflictos. Además el nuevo estado les exigía organizarse en un sindicato único (patronos y obreros). Todo ello favoreció la desmovilización de la clase obrera.
La España de posguerra estuvo marcada por el hambre y la pobreza no solo material sino cultural. El hambre era consecuencia de la guerra civil, hasta el año 1950 funcionaron las cartillas de racionamiento. La pobreza cultural fue producto del exilio, de la ruptura del modelo educativo republicano, del control de la enseñanza por el Estado y de la gran influencia de la iglesia. Las instituciones educativas se convirtieron en espacios de adoctrinamiento político y la Iglesia apoyó este adoctrinamiento porque uno de los valores fundamentales fue la defensa del catolicismo más conservador, un catolicismo que regulaba la vida social y la moral pública.
Podemos señalar que los años cuarenta y cincuenta constituyeron un páramo intelectual. El control de la educación y de los medios de comunicación ahogó cualquier manifestación cultural contraria al régimen, como la dura represión política acabaría minando a la oposición.
La oposición al régimen fue muy escasa y se centró en:
- La oposición monárquica: seguidores de don Juan y defensores de la restauración monárquica. Se manifiesta claramente después de finalizada la IIª Guerra Mundial. La ley de sucesión de 1947 consiguió neutralizar esta oposición. En 1948, D. Juan acepta que su hijo, Juan Carlos, se eduque en España.
- La oposición democrática de los partidos obreros se manifestó mediante la lucha armada de los guerrilleros o "maquis" que llegaron a protagonizar una invasión de varios miles de hombres en el valle pirenaico de Arán. La guerrilla fracasó por el poco apoyo de los aliados. En 1950 desaparece.
- El movimiento obrero apareció de forma débil hacia 1945 (Cataluña), 1947(País Vasco). En 1951 se produjo en Barcelona la 1ª protesta significativa por la subida de los precios del tranvía, pero hasta 1956-58 no se produjeron fuertes movilizaciones obreras en las zonas industriales del País Vasco y Asturias. En las huelgas de las minerías asturianas de 1957-58 comenzaron a surgir comisiones de trabajadores que fueron el germen del futuro sindicato CC.OO. A esta protesta obrera se unió la protesta universitaria en Madrid. Muchos de ellos crearon "frente de liberación popular" (FELIPE) que tuvo una cierta importancia hasta 1961.
España, durante el periodo que estudiamos, se caracterizó por un régimen dictatorial en la persona del general Franco. Un régimen que no fue un mero paréntesis, sino que supuso una ruptura importante y que dio lugar a un nuevo orden económico, social y político. Un régimen que lejos de debilitarse, se mantuvo hasta noviembre de 1975, y que contó con apoyos sociales importantes, muchos más de los que le reconocieron sus enemigos.