1.- Absolutismo y liberalismo (1808-1834).

Durante la 1ª mitad del s. XIX, España conocerá el paso del Antiguo Régimen hacia la nueva sociedad liberal. Periodos revolucionarios y reaccionarios se alternarán al igual que en Europa.
Estos períodos de avances y retrocesos los podemos resumir en:
  1. La Guerra de Independencia: 1808- 181
Fue una guerra contra el invasor francés: Napoleón ocupa el territorio, retiene en Bayona a los reyes de España (Carlos IV y Fernando VII) y nombra a su hermano José Bonaparte, rey de España (José I). Los españoles se rebelan. El levantamiento popular se inició en Madrid y se extendió rápidamente por toda España (dos obras de Goya recogen este primer momento: la carga de los mamelucos (el dos de mayo) y los fusilamientos de la montaña del Príncipe Pío (el tres de mayo).
Durante el conflicto España contó con la ayuda de los ingleses. La acción conjunta de ejércitos y guerrilla hizo posible la victoria sobre el invasor. En 1813, las tropas francesas abandonan el territorio peninsular
Durante el conflicto y ante la ausencia de los reyes, el poder recayó en La Junta Suprema Central (el pueblo tomaba el poder). Esta Junta Central inició el proceso de cambio en una España en guerra con la convocatoria de unas cortes constituyente. Las Cortes se reunieron en Cádiz en septiembre de 1810 y los representantes de todas las provincias se reunieron en una asamblea en la que estaban representadas diferentes grupos ideológicos:
  • los liberales, partidarios de cambios radicales. Defendían la soberanía de las Cortes. (destacó Agustín Argüelles). Fueron los triunfadores ya que consiguieron imponer sus criterios.
  • los jovellanistas, con planteamientos más moderados, eran partidarios de la soberanía compartida entre el rey y las Cortes.
  • Los absolutistas, enemigos de las reformas y partidarios del A. Régimen
Estas Cortes aprobaron una serie de medidas que desmantelaron gran parte de los fundamentos políticos, sociales y económicos del A.R.
Entre las reformas políticas destacamos la aprobación de la Constitución de 1812. Fue la primera ley fundamental aprobada por un Parlamento nacional en la historia de España. En ella:
España se definía como una Monarquía parlamentaria, el rey era responsable ante las Cortes. El poder del monarca quedaba muy limitado y la superioridad del poder legislativo (las Cortes) era evidente.
Se reconocían amplios derechos individuales (libertad, propiedad, igualdad jurídica, inviolabilidad del domicilio entre otros
Se proclamaba el catolicismo como única religión del estado (estado confesional) y se prohibía el ejercicio de cualquier otra
Se reconoció el sufragio universal masculino e indirecto como sistema electoral.
Entre las reformas sociales y económicas destacamos:
  • abolición del régimen señorial.
  • un proceso desamortizador que afectó a las tierras de los afrancesados, a conventos y monasterios y a una parte de los bienes municipales.
  • supresión de la Inquisición y de los gremios
Estas reformas no pudieron aplicarse debido a la guerra y a los cambios políticos posteriores, pero durante décadas constituyeron el programa de los liberales españoles.
  1. El reinado de Fernando VII: 1814-1833
Tras las guerras napoleónicas se inició en Europa el período conocido como Restauración. Desde 1814 los monarcas europeos restablecieron los regímenes absolutistas. En España, el retorno de Fernando VII supuso la anulación de las reformas liberales y el establecimiento de la Monarquía Absoluta. Una monarquía absoluta que se vio interrumpida durante tres años (el trienio liberal)
Durante su reinado distinguimos: dos etapas absolutistas y una liberal (provocada por un pronunciamiento militar)
1.-El sexenio absolutista: 1814-1820:
Características:
- liquidación de las reforma liberales y anulación de la Constitución de Cádiz.
- represión contra los liberales y los afrancesados: muchos tuvieron que exiliarse, otros quedaron en el ejército, lo que explica el protagonismo que van a tener durante todo el siglo XIX a través de conspiraciones y pronunciamientos (Espoz y Mina (1814), Díaz Porlier (1815), Lacy (1817).
Problemas:
- deuda exterior
- proceso de independencia de las colonias americanas.
2.-El trienio liberal: 1820-1823.
En 1820 triunfó un pronunciamiento liberal encabezado por Riego. Este militar se sublevó en Cabezas de San Juan (Sevilla) junto a un ejército que estaba apunto de embarcar hacia América. La sublevación se extendió rápidamente por todo el país y el pronunciamiento triunfó. El rey, Fernando VII, tuvo que aceptar la Constitución de 1812. Se iniciaba el trienio liberal.
Características:
- entra en vigor la Constitución de 1812.
- se abolen los privilegios y se suprimen los señoríos.
- se suprime la Inquisición (nunca se volverá a restablecer)
- se inicia un proceso desamortizador que afecta a bienes de conventos pequeños.
Todas estas medidas provocaron la reacción del monarca que intentará, con la ayuda exterior, acabar con el sistema liberal. También durante este período asistimos a la división dentro de los liberales: moderados y los exaltados y a la organización de una oposición muy conservadora (absolutistas o realistas)
Este periodo finaliza con la intervención de las fuerzas de la Restauración, los Cien Mil Hijos de San Luis, que liquidaron la resistencia liberal y repusieron al monarca en el trono.
3.-La década ominosa: 1823-1833.
En 1823 se abrió la última etapa del reinado de Fernando VII. Supuso la vuelta al absolutismo y de nuevo la represión sobre los liberales; pero también fue un período de reformismo moderado que afectó a las áreas de la administración del Estado y a la economía.
Sin duda, el problema más importante fue el problema sucesorio y la radicalización de los absolutistas.
Hasta el nacimiento en 1830 de Isabel, la futura Isabel II, fruto del cuarto matrimonio de Fernando VII con Mª Cristina de Nápoles, el hermano del rey, Carlos Mª Isidro, había sido el heredero al trono. Meses antes del alumbramiento de su hija, el rey había derogado la "Ley Sálica" (que no permitía que una mujer pudiera reinar) y promulgado "La Pragmática Sanción". Con esta medida era posible que una mujer gobernara. Los partidarios de Carlos Mª Isidro radicalizaron su postura e hicieron lo posible porque se aboliera esta ley. Carlos Mª Isidro se marcha a Portugal y Mª Cristina se hizo cargo del gobierno durante la enfermedad del rey. Una de sus decisiones fue decretar una amnistía que permitió la vuelta de los liberales a España. Fernando VII fallecía el 1833. La heredera al trono sería Isabel II. Descontentos los seguidores de Carlos Mª Isidro iniciaron una guerra civil, conocida como la primera guerra carlista.(1833-1839) Se enfrentaban los partidarios de Isabel II, liberales o isabelinos, contra los partidarios d e D. Carlos, carlistas o absolutistas