Contenidos digitales Educaline y mejora de los aprendizajes: memoria de una investigación


Durante el curso 2011-2012, en el grupo de investigación “Didáctica y Multimedia” (DIM-UAB)  hemos realizado la investigación “Uso didáctico de los contenidos digitales EDUCALINE”, en la que más de 100 profesores de 23 centros docentes de enseñanza primaria y de ESO, aplicaron en sus clases diversas actividades de enseñanza y aprendizaje con el apoyo de los libros de texto digitales EDUCALINE  con el fin de identificar los mejores modelos de aplicación didáctica y las ventajas que pueden proporcionar.

 Del estudio, cuya memoria completa se puede  consultar en el portal de la investigación <http://peremarques.net/educaline/>  se desprende que al 81 % del profesorado y al 92% del alumnado les gusta utilizar estos recursos, que son valorados muy positivamente por su calidad y utilidad, aunque los docentes consideran que convendría disponer de más contenidos para satisfacer todas las demandas del currículum y las necesidades de alumnos.

Las funcionalidades más utilizadas han sido las presentaciones para pizarra digital y los demás contenidos digitales EDUCALINE accesibles con los sistemas de búsqueda, que los profesores han utilizado como apoyo en sus explicaciones magistrales. También la realización de tareas por los alumnos en  el entorno de trabajo de los estudiantes,   accesible en el centro docente y también desde su casa.

Respecto a las ventajas potenciales que pueden obtenerse utilizando los libros de texto digitales EDUCALINE, más del 90% de los profesores considera que proporcionan muchos nuevos recursos que mejoran la comprensión, la atención y la implicación del alumnado, facilitando una renovación metodológica orientada a la innovación didáctica… y además facilitan la adquisición de competencias TIC.

Y a todo ello, más del 80% del profesorado añade que mejora la memoria visual, facilita la individualización y el trabajo autónomo de los estudiante, el  desarrollo de la imaginación y la creatividad, realizar experimentos, la evaluación continua, trabajar las “inteligencias múltiples”…, considerando también  que facilita la enseñanza, el aprendizaje y el logro de los objetivos educativos, aumentando la satisfacción, motivación y autoestima docente. No obstante, aunque el 74% de los profesores considera que no aumenta la distracción de los alumnos en clase, para la mitad de los profesores no queda claro que potencie la reflexión y el conocimiento crítico, ni que se aproveche más el tiempo en clase o que se mejore el comportamiento.

Con todo, no todo han sido ventajas, también han surgido problemáticas. Problemas técnicos: problemas de conexión y velocidad en Internet en los centros, falta de ordenadores personales (en las clases y en casa), falta de conexión a internet en algunos hogares... Y otras problemáticas que han incidido en el trabajo de los profesores y los estudiantes, y a veces han inhibido una mayor utilización de estos recursos, especialmente: la falta de contenidos digitales adecuados para atender todo el currículum, los hábitos y recursos previos de los docentes, el incremento significativo de trabajo y tiempo que supone (buscar y revisar los materiales y preparar las clases, tener los equipos del aula a punto), la realización de ejercicios por ensayo error y sin pensar por parte de los estudiantes…

No obstante el balance entre ventajas e inconvenientes resulta muy favorable. Y más si consideramos que 2 de cada 3 profesores  considera que los estudiantes aprenden más, opinión que comparten el 75% de sus alumnos, aunque no todos los docentes observan que haya una mejora en las calificaciones académicas de los estudiantes. En cualquier caso, esta mejora en los aprendizajes es mayor en los alumnos que ya van bien en las asignaturas y en aquellos a los que les cuesta pero trabajan y suelen aprobar, mientras que se aprecia un impacto menor en los estudiantes que aún trabajando no suelen aprobar la asignatura y en el grupo de los alumnos desmotivados que no suelen trabajar.