Introducción a la Historia 1º ESO

INTRODUCCIÓN A LA HISTORIA


¿QUÉ ES LA HISTORIA? 

La historia es una ciencia social que estudia el desarrollo de las sociedades en el tiempo.

¿QUÉ PRETENDE EL ESTUDIO DE LA HISTORIA? 

El objetivo del conocimiento histórico es estudiar nuestro pasado para comprender nuestro presente y obtener así herramientas adecuadas para construir nuestro futuro.
Vosotros, en cuanto ciudadanos de un país democrático, debéis ser capaces de formar juicios razonables sobre cualquier acontecimiento o proceso que os afecte personal o colectivamente. En este sentido, la historia os proporcionará el bagaje intelectual adecuado para acometer semejante desafío.

¿QUIÉNES SON LOS PROTAGONISTAS DE LA HISTORIA? 

Todas las personas protagonizan la historia, pero no consideradas individualmente, sino en sociedad.

¿CÓMO SE CONOCE EL PASADO? 

La historia es una ciencia que necesita seguir un método de investigación basado en los siguientes pasos: 
  • Seleccionar el asunto objeto de estudio
  • Situar dicho asunto en un marco espacial y temporal concreto
  • Seleccionar y clasificar el material de trabajo: fuentes, bibliografía.
  • Formular preguntas y establecer hipótesis sobre diversos aspectos del acontecimiento que se estudia
  • Extraer conclusiones 

LOS GRANDES PERÍODOS DE LA HISTORIA 

Para ordenar los acontecimientos históricos, el mundo occidental ha dividido su pasado en etapas (división convencional): 
  1. Prehistoria. Es la etapa más larga que abarca desde la aparición del primer homínido hasta el comienzo de la historia (escritura). Engloba diversas fases: Edad de Piedra (Paleolítico, Mesolítico, Neolítico) y Edad de los Metales (Cobre, Bronce e Hierro).
  2. Edad Antigua. Comprende el origen y evolución de las grandes civilizaciones: las urbanas (Mesopotamia y Egipto) y las clásicas (Grecia y Roma). Cronológicamente, se sitúa entre la escritura y la desmembración del Imperio romano (siglo V). 
  3. Edad Media. Abarca desde el siglo V hasta el XV. Es un período complejo en el que distinguiríamos las invasiones de los pueblos bárbaros y el surgimiento y desarrollo de grandes imperios (bizantino, musulmán, carolingio). Asimismo, el final del imperio carolingio iniciaría el comienzo del período feudal (siglos X-XV). 
  4. Edad Moderna. Europa se expansiona (descubrimientos geográficos y científicos) e inicia un dominio sobre el resto del mundo. Duraría desde mediados del siglo XV (descubrimiento de América, caída de Constantinopla, invención de la imprenta) hasta finales del siglo XVIII. 
  5. Edad Contemporánea. Se iniciaría con el estallido de la Revolución francesa y con los inicios de la Revolución industrial. 


LA SUCESIÓN Y CONTINUIDAD HISTÓRICAS 

Todos los acontecimientos que estudiemos se hallan inmersos en una continuidad, porque la historia se construye a través del tiempo y está cambiando continuamente. 
Además, cualquier acontecimiento histórico está siempre relacionado con otros que han sucedido antes e influyen en los hechos futuros. Es lo que los historiadores denominamos causas y consecuencias. 

LAS FUENTES HISTÓRICAS 

Las fuentes históricas son los diferentes materiales que proporcionan información relativa a hechos del pasado. Cuanto más reciente sea el hecho estudiado, dispondremos de más cantidad de fuentes. 
Existen diversas formas de clasificar las fuentes. Una de ellas es la siguiente: 
  • Fuentes primarias o históricas, que son las que nos han llegado de forma directa. Podemos dividirlas en:
    • Restos materiales, donde incluimos restos artísticos (arquitectura, escultura y pintura) y útiles de la vida cotidiana. 
    • Documentos escritos, que pueden ser públicos (un código de leyes) o privados (una carta). 
    • Documentos audiovisuales (fotografía, cine, televisión, etc.). 
  • Fuentes secundarias o historiográficas, que son informaciones que nos llegan de forma indirecta (escritos de un historiador).


LOS GRANDES PERIODOS HISTÓRICOS 


LA PREHISTORIA 

Utilizamos el término PREHISTORIA para designar el espacio de tiempo que se sitúa ANTES DE LA HISTORIA, y que delimitamos desde la aparición del primer homínido antepasado del hombre actual, hace aproximadamente unos 5 millones de años, hasta la invención de la escritura, en tierras mesopotámicas, hace unos 5.000 años. 
Este larguísimo periodo de la historia del hombre está marcado por dos circunstancias: 
  • La evolución del género humano desde homínidos apenas diferentes a otros primates actuales hasta el homo sapiens sapiens.
  • La inexistencia de documentos escritos que nos informen sobre la vida de estas poblaciones (ya que no existía la escritura), por lo que lo que sabemos sobre ellas está basado en estimaciones y deducciones logradas a partir de restos materiales (restos humanos, instrumentos de piedra o metal, indicios de lugares de habitación, manifestaciones artísticas…) Y DEL ESTUDIO DE HOMBRES PRIMITIVOS ACTUALES (que desconocen los metales y conservan formas de vida que creemos parecidas a nuestros antepasados). 

Partiendo de los restos encontrados, y según el material con el que estén fabricados, dividimos la Prehistoria en dos etapas: 
  • EDAD DE LA PIEDRA que se divide a su vez en:
    • PALEOLÍTICO (de “paleo”, vieja; y “litos”, piedra) o EDAD DE LA PIEDRA TALLADA, pues en este periodo la piedra era trabajada mediante percusión (para separar unos pedazos de otros) y talla (para dar forma a las lascas y laminas obtenidas con anterioridad). Se extiende desde los primeros homínidos hasta hace aproximadamente unos 10.000 años. 
    • NEOLÍTICO (de “neo”  nueva; y “litos”  piedra) o EDAD DE LA PIEDRA PULIMENTADA, ya que ahora la piedra se trabaja de forma distinta y ofrece un acabado (pulimento). Pero la característica fundamental de esta nueva etapa es la aparición de la agricultura y la ganadería que, como veremos después, provoca cambios decisivos en la historia de la humanidad. 
  • EDAD DE LOS METALES en la que el material trabajado será el metal: primero, el cobre; después, el bronce; por último, el hierro, el más resistente y práctico. Esta etapa es ya de transición con la historia, pues aparecen ciudades y estados, que precisan de la escritura para su supervivencia.

EL MUNDO CLÁSICO 

¿Qué significa CIVILIZACIÓN CLÁSICA? En nuestro mundo, entendemos por civilización clásica aquella que se desarrolla en el Mediterráneo, en las tierras de Grecia e Italia, en los milenios anterior y posterior al comienzo de nuestra era. Y la llamamos así porque muchos de los aspectos que desarrollaron forman hoy parte de nuestra cultura. 
Pero no estamos ante una cultura uniforme. Por el contrario, Grecia y Roma son muy diferentes, de ahí que su riqueza sea mucho mayor y sus aportaciones más diversas. Veamos algunas de las herencias que nos han dejado: 
  • LA DEMOCRACIA o poder del pueblo. Fue practicada por vez primera en Grecia y su ejemplo más conocido es la ciudad-Estado de Atenas en el siglo V a.C.
  • EL ARTE hecho a la medida del hombre, que expresa el pensamiento racional o el sentimiento de este hombre. 
  • LA HISTORIA como la ciencia que estudia los hechos que llevan a una sociedad a constituirse como tal. 
  • LA FILOSOFÍA estudia el sentido de la vida del hombre, cómo piensa y cómo actúa, y el porqué de sus actos. 
  • EL DERECHO es la forma de organización que una sociedad adquiere para desenvolverse de una forma correcta y así atenuar los conflictos que puedan surgir. 

¿Qué características podemos señalar como más importantes? 
  • Colonización y fundación de nuevas ciudades: mercantiles en Grecia (como Marsella o Ampurias) y políticas en Roma (como Mérida o Sevilla), unidas por calzadas o por rutas marítimas.
  • Unificación cultural mediante una lengua (latín) y el derecho (Derecho romano). 
  • Sociedad y economía basadas en la esclavitud. Economía monetaria común. 
  • Preocupación por el estudio del hombre y de La naturaleza, lo que lleva al desarrollo de la historia, la filosofía, el pensamiento racional, la mitología y la astronomía. 
  • Arte. Arquitectura caracterizada por el empleo de los órdenes clásicos (dórico, jónico y corintio), edificios funcionales (templos, termas, teatros, circos…), obras de ingeniería y urbanismo (acueductos, puentes, calzadas). Escultura con el hombre como centro y tema principal (atletas griegos o emperadores romanos). Otras actividades son la cerámica en Grecia y la pintura mural y el mosaico en Roma. 
  • En el aspecto religioso, destaca la evolución desde el politeísmo griego y romano hasta la aparición del monoteísmo cristiano. 

LA EDAD MEDIA 

La invasión de los pueblos germánicos provoca la caída del Imperio Romano de Occidente (476 d.C.) y da inicio a la Edad Media. Este nuevo periodo histórico abarca mil años, terminando hacia 1492, con el descubrimiento de América. Normalmente dividimos esta fase de la historia en dos: Alta Edad Media (hasta el año mil, aproximadamente) y Baja Edad Media. 

Características de la Alta Edad Media: 
  • Predominio del mundo rural, ya que ante el paulatino debilitamiento del poder público, la población se agrupó en aldeas defendidas por castillos, ante los peligros externos (invasiones, bandidos…).
  • Economía basada en la agricultura y la ganadería, con aportes añadidos de la caza y la recolección de los amplios bosques (frutos y leña). 
  • Sociedad en transición desde el esclavismo (siguen existiendo esclavos) hacia el feudalismo (importancia del colonato y la encomendación de hombre a hombre). 
  • La unidad cultural mediterránea propiciada por el Imperio Romano se rompe, dando lugar a tres civilizaciones diferenciadas: 
    • El Islam, en el Este y Sur del Mediterráneo. 
    • El Imperio Romano de Oriente (Bizancio). 
    • La cristiandad latina, fragmentada en múltiples reinos germánicos, que intentan mantener la herencia romana, sustentada en la labor de la Iglesia. 
  • El arte, que denominamos prerrománico, responde a las tradiciones culturales de cada región. En los lugares dominados por Bizancio y el Islam se desarrolla un arte mucho más rico y homogéneo.

Características de la Baja Edad Media: 
  • Reaparece con gran energía el mundo urbano: comerciantes, artesanos, universidades.
  • La economía sigue siendo básicamente agraria, aunque cobra mayor importancia el comercio y la artesanía. 
  • Se asienta el Feudalismo como forma de organización social y política: el hombre recobra parte de su libertad, aunque permanece sometido a otros hombres (vasallo y señor). Políticamente, las unidades territoriales son dominadas por estos señores, de los que poco a poco surgen reyes que reinan sobre territorios más amplios (monarquías feudales). 
  • Se produce una gran expansión económica y de la población; en el siglo XIV, el aumento demográfico y la imposibilidad de aumento de la producción provocan un desequilibrio población-recursos que da lugar a una gran crisis (Peste Negra en 1351). 
  • Aparecen en el arte dos grandes estilos que afectan a toda Europa: románico y gótico. Ambos son fundamentalmente religiosos, lo que nos indica la importancia de la Iglesia en estos momentos. 

LA EDAD MODERNA 

La Edad Moderna viene caracterizada por el surgimiento del Estado Moderno, en lo político, por la transición entre el Feudalismo y el Capitalismo, en lo económico y social, y por el abandono de la visión teocéntrica del mundo y su sustitución por el antropocentrismo (Renacimiento y Revolución Científica), en lo cultural y mental. 
Veamos algunos aspectos interesantes de esta época: 
  • Los DESCUBRIMIENTOS GEOGRÁFICOS suponen la incorporación de amplios territorios a la reducida Europa medieval.
  • Las MONARQUÍAS AUTORITARIAS (Estados Modernos) incorporan o perfeccionan los distintos instrumentos que después definirán cualquier Estado: burocracia, ejército permanente, impuestos regulares… A partir del siglo XVII asistimos al intento de perpetuación en el poder de las monarquías, primero mediante el ABSOLUTISMO y después con el DESPOTISMO ILUSTRADO. 
  • Económicamente, estos siglos contemplan la transición entre el Feudalismo y el Capitalismo. 
  • En lo social, es una época caracterizada por el predominio de las clases privilegiadas, aquellas que disfrutan de derechos, sobre las clases no privilegiadas, aquellas que tienen deberes. Se estructura así una sociedad piramidal, en la que el nacimiento y no la riqueza determinan la posición social. Este estado de cosas comienza a ser cuestionado por las clases burguesas, que controlan el poder económico pero carecen de influencia política. 
  • En cuanto a las MENTALIDADES, asistimos a un progresivo deterioro del control eclesiástico sobre la sociedad. 

LA EDAD CONTEMPORÁNEA 

La Revolución francesa marca el inicio de la nueva época. ¿Qué cambios se producen? 
  • En lo político, pasamos del ABSOLUTISMO AL LIBERALISMO.
  • En lo social, de la desigualdad basada EN EL NACIMIENTO, a la desigualdad producto de la RIQUEZA. 
  • En lo económico, se consolida el CAPITALISMO INDUSTRIAL. 
  • En lo jurídico, aparecen LAS CONSTITUCIONES y el hombre es considerado IGUAL ANTE LA LEY. 
  • En lo demográfico, se produce la gran explosión demográfica que supone el paso del régimen demográfico antiguo al moderno. 
  • Las mentalidades cambian impulsadas por un proceso singular, el éxodo rural que va a despoblar los campos y abarrotar las ciudades. 
  • La estructura familiar también cambia, debido tanto a los cambios demográficos como a los culturales. Pasamos de familias extensas, donde las solidaridades de los lazos de parentesco desempeñan un papel aún esencial, a familias nucleares, donde el individualismo marca la pauta. 

Pero la Edad Contemporánea ha supuesto cambios acumulativos, que han variado sustancialmente logros que entonces se consideraban definitivos: 
  • Del LIBERALISMO hemos pasado a la DEMOCRACIA. En este sentido, hemos asistido a la transformación de la soberanía nacional y el sufragio censitario en soberanía popular y sufragio universal.
  • Del inicial CAPITALISMO INDUSTRIAL (NACIONAL) apenas quedan restos, asumidos por un CAPITALISMO GLOBAL (TRANSNACIONAL). Contemplamos hoy un mundo caracterizado por una fuerte oposición Norte-Sur o Países Desarrollados-Países Subdesarrollados, con características socioeconómicas contrastadas. 
  • Las desigualdades basadas en la riqueza, muy importantes aún hoy, han sido minimizadas, al menos en los países más desarrollados, a través de lo que conocemos como ESTADO DE BIENESTAR. 
  • La evolución demográfica del siglo XX, con la extensión de la explosión poblacional a todo el planeta, ha desbordado todas las previsiones y hoy es uno de los grandes problemas de futuro. Muchas poblaciones, no obstante, se han vuelto regresivas (las desarrolladas envejecidas), mientras otras (las subdesarrolladas jóvenes) pugnan por salir del atraso secular a través de movimientos migratorios muy intensos. 
  • Hoy vivimos en un mundo urbano, individualista, derrochador de recursos, agresivo con el medio ambiente… inviable. 
  • Por último, la evolución contrastada de las diferentes culturas o civilizaciones está propiciando el surgimiento de un enfrentamiento muy grave que tiene sus extremos en el terrorismo integrista y la imposición militar de Occidente.