La Tierra y su representación (Adaptación curricular)

1. Un planeta con vida en el Sistema Solar



La Tierra es el único planeta del Sistema Solar en el que existe la vida. Las características que la hacen posible son las siguientes:

• Una temperatura moderada. La Tierra se encuentra a una distancia apropiada del Sol: si estuviese más cerca o más lejos, la vida sería imposible, porque haría demasiado calor o demasiado frío.

• La existencia de la atmósfera. Se trata de una capa gaseosa que impide que nuestro planeta se caliente o se enfríe demasiado. Además, los gases que contiene son imprescindibles para la vida.

• La presencia de agua líquida. Es una condición indispensable para el desarrollo de la vida.

La vida en la Tierra se desarrolla en una zona llamada biosfera, que es el espacio que envuelve por debajo y por arriba la superficie del planeta.

2. Las capas externas de la Tierra

La parte externa de la Tierra está formada por tres capas:

• La atmósfera. Es la capa gaseosa que rodea la Tierra. Está compuesta principalmente por nitrógeno y oxígeno, y otros gases en menor cantidad.

• La hidrosfera. Es el conjunto de aguas que hay en el planeta: océanos y mares, ríos y lagos, aguas subterráneas, hielos y el vapor de agua que contiene la atmósfera.

• La litosfera. Es la parte sólida y externa de la Tierra. Esta capa está formada por los continentes y por los fondos de los mares y océanos.


3. El movimiento de rotación de la Tierra

La Tierra se mueve permanentemente por el espacio. Realiza dos movimientos, el de rotación y el de traslación.

El movimiento de rotación es el giro de la Tierra sobre su propio eje. Nuestro planeta ejecuta un giro completo cada 24 horas, lo que da lugar a la sucesión de los días y las noches. En cada momento, en la mitad de la Tierra que recibe la luz del Sol es de día. En la otra mitad, donde la luz del Sol no llega, es de noche.

4. El movimiento de traslación de la Tierra

El movimiento de traslación es el desplazamiento de la Tierra alrededor del Sol. La Tierra tarda en dar una vuelta completa

365 días y 6 horas. Por eso, cada cuatro años se añade un día más al mes de febrero. Ese año se llama año bisiesto.

La posición de nuestro planeta con relación al Sol varía según la época del año. Por ello se suceden las estaciones.

• En verano, los rayos del Sol caen de forma más directa sobre la superficie de la Tierra. Por eso es la estación más calurosa.

• En invierno, los rayos del Sol llegan con mayor inclinación y dan menos calor. Por eso es la estación más fría.

• En primavera y en otoño, los rayos solares bañan de manera similar los dos hemisferios. Son estaciones intermedias.

Cuando en un hemisferio es verano, en el otro es invierno; y cuando es primavera, en el otro hemisferio es otoño.


5. El globo terráqueo y los mapas

La Tierra tiene forma esférica, pero no es una esfera perfecta, sino que está ligeramente achatada por los polos. A esta forma se le llama geoide.

Hay dos formas de representar la Tierra: el globo terráqueo y los mapas.

El globo terráqueo es la forma más precisa de representarla porque tiene una forma esférica. Eso hace que no se deformen las distancias, las formas, el tamaño y la distribución de los continentes y océanos. Pero el globo terráqueo es difícil de transportar, representa pocos detalles, no se puede reproducir y, sobre todo, en él es imposible ver a la vez toda la superficie del planeta. Por ello, los mapas son la forma más usual de representar la Tierra.

Los mapas representan en un plano la superficie terrestre. Sin embargo, como nuestro planeta no es plano, los mapas distorsionan las formas, las distancias y las superficies.


6. Las coordenadas geográficas

Para poder localizar cualquier lugar de la Tierra, las personas hemos ideado un sistema de líneas imaginarias, los paralelos y los meridianos.

Los paralelos y la latitud

Los paralelos son círculos imaginarios que rodean la Tierra y son paralelos al ecuador, que es el paralelo principal. El ecuador divide la Tierra en dos hemisferios: el hemisferio norte y el hemisferio sur. Otros paralelos importantes son el trópico de Cáncer, el trópico de Capricornio, el círculo polar

Ártico y el círculo polar Antártico. Los paralelos se numeran desde el ecuador hasta los polos en grados, desde 0º hasta 90º.

Los paralelos miden la latitud, que es la distancia que hay entre cualquier punto de la Tierra y el ecuador. La latitud puede ser Norte (N) o Sur (S), según se encuentre ese punto en el hemisferio norte o en el hemisferio sur.

Los meridianos y la longitud

Los meridianos son semicírculos que unen los polos. Se numeran en grados, desde 0º hasta 180º. El meridiano cero o meridiano principal es el meridiano de Greenwich; y los demás se cuentan a partir de él.

Los meridianos miden la longitud, que es la distancia que hay desde cualquier punto de la Tierra hasta el meridiano de Greenwich. La longitud puede ser Este (E) u Oeste (O), según se encuentre ese lugar al este o al oeste del meridiano de Greenwich.

Para dar la posición exacta de un lugar tenemos que conocer su latitud y su longitud, es decir, sus coordenadas geográficas.
7. La escala

 

Los mapas representan la realidad de forma reducida. Para saber cuánto se ha reducido la realidad en un mapa se utiliza la escala, que indica la relación que hay entre el tamaño de un territorio en la realidad y el que ocupa en el mapa. La escala puede indicarse de dos formas:

• La escala numérica. Se expresa mediante una fracción. El numerador representa una unidad en el mapa, y el denominador, su tamaño en la realidad.

Escala 1/20

1 cm del mapa equivale a 20 cm en la realidad.

• La escala gráfica. Es una recta dividida en segmentos iguales, normalmente de un centímetro. Las cifras nos indican cuánto representa cada segmento en la realidad.


Cada tramo de 1 cm en el mapa representa
20 km en la realidad.

Un territorio se puede representar a diferentes escalas. Cuanto mayor es la escala, menor nivel de detalle tiene un mapa, porque el territorio se ha reducido mucho para reproducirlo en el mapa.